Google anuncia el éxito de un ordenador cuántico experimental 100 millones de veces más rápido que un pc.

Después de una serie de fracasos en el craqueo de la computación cuántica, Google finalmente ha anunciado que su superordenador D-Wave X2 ha tenido éxito, en una prueba donde demostró ser 100 millones de veces más rápido que un ordenador de sobremesa tradicional.

El laboratorio de inteligencia artificial de Google anunció en 2013 que colaboraría en una computadora cuántica con la NASA, las pruebas recientes no han demostrado una ventaja de rendimiento sobre los ordenadores normales, pero en un experimento en el que se le dio al ordenador un «problema de prueba de concepto cuidadosamente diseñado«, en palabras del director de ingeniería de Google, Hartmut Neven, el ordenador logró una velocidad de 100 millones de veces más rápida que el tiempo que tardaría una computadora típica en responder al problema.

Esta prueba exitosa ha demostrado que el ordenador puede responder a ciertos algoritmos en segundos, en lugar de años.

Los ordenadores cuánticos.

Funcionan aprovechando las extrañas e increíblemente complejas cualidades de la física cuántica, mientras que los ordenadores regulares codifican los datos en bits mediante el uso de transistores, que sólo pueden estar en uno de los dos estados definidos, 0 o 1.

Los transistores son de tamaños microscópicos y al empaquetar millones de ellos juntos en chips, se pueden hacer cálculos complejos, ejecutando programas informáticos que usamos todos los días.

Los avances tecnológicos han sido de gran ayuda en la reducción de tamaño de estos transistores, permitiéndoles llegar a una escala atómica, en donde se aproxima un límite teórico en el tamaño, y la función de encendido y apagado de los transistores comienza a verse comprometida por las inusuales leyes de la mecánica cuántica.

Los ordenadores cuánticos emplean como medición el qubits y pueden existir en una «superposición» de 0 o 1 simultáneamente, utilizando técnicas complejas para manipular qubits, los científicos pueden aprovechar estas superposiciones para realizar distintos cálculos simultáneos mientras utilizando las mismas partículas.

Google nunca había sido capaz de probar que su ordenador entraba en el reino cuántico para realizar sus cálculos, pero ahora lo ha hecho, sin embargo, el avance fue realizado usando un inconveniente en particular que se diseñó para que fuera fácil de solucionar por el superordenador.

La computación cuántica no es para nada fácil, pero es una tecnología que verdaderamente podría cambiar de gran manera la forma en que hacemos todo.

Deja un comentario